Llevar una corbata, por Gonzalo Yuste